La transformación digital como medida para la activación de la economía - Ivelisse Arroyo - Curao' Marketing

La pandemia trae oportunidades

Darle paso a la tecnología y a la transformación digital de los negocios es el próximo paso para lograr una reactivación de la economía exitosa a corto, mediano y a largo plazo. Continuar ignorando esa realidad hará más difícil levantar cualquier negocio. Porque no es solo reactivar la economía, es activarla y que se sostenga.

 

El sector privado tiene la mejor intención y deseo de reabrir la economía. Puerto Rico está claro en esa premisa, especialmente quienes se han quedado sin empleo o sus ingresos han sufrido una disminución significativa. Sabemos que es necesario reactivar la economía. Esa premisa es válida e importante discutirla.

Es igualmente importante, considero, que dentro de esa discusión y diálogo debe darse un despertar a la realidad que ha traído el COVID-19 al funcionamiento y operaciones de los negocios.

Varios países, entre ellos Reino Unido y Estados Unidos, están trabajando arduamente por el desarrollo de una vacuna contra el virus. En un evento televisado recientemente, Bill Gates admite que una vacuna viable podría tardar hasta finales del 2021. Otros expertos en el tema concuerdan con esa aproximación. Eso es preocupante para todos los que dependemos de nuestro trabajo o negocios para vivir.

Tomando el tiempo que tomará en desarrollarse la vacuna, debemos tomar en consideración que reabrir la economía no solo requiere la implementación de medidas estrictas de saneamiento y seguridad en el trabajo bajo las guías de OSHA, también debe traer consigo un gran sentido de responsabilidad de los patronos con la salud de los empleados en caso de que alguno se contagie a consecuencia de regresar a su entorno laboral.

Recordemos que ha sido ampliamente discutido por profesionales de la salud que muchas personas no sufren síntomas. Esto significa que algunos empleados podrían contagiar a compañeros que pertenezcan a la población de alto riesgo, que a su vez pueden vivir con familiares que pertenezcan a dicha población y llevarles el virus. ¿Se hará el sector privado responsable de eso? ¿Están preparados para las repercusiones? Deben responder a esta y muchas otras interrogantes que trae la reapertura.

Estamos ante un nuevo consumidor

Como mencioné antes, es importante que la discusión incluya un despertar a la nueva realidad de hacer negocios. Implementar medidas estrictas de seguridad y limpieza no es lo único a considerar. El consumidor no es el mismo, ni lo será después de la pandemia, aunque ya tengamos un tratamiento o una vacuna. Se advirtió por mucho tiempo que el Gobierno y los negocios tenían que diversificar su oferta, incluyendo alternativas tecnológicas y digitales para ofrecer sus servicios o vender sus productos. No me cabe la menor duda de que el golpe del cierre hubiese sido menos doloroso de así haber sido. Solo aquellos que entendieron esa advertencia aún sobreviven en medio de la emergencia.

Para los que nos dedicamos al mercadeo o negocios relacionados a la tecnología es sumamente frustrante lo que vivimos, porque por años hemos exhortado sobre la transformación digital a clientes del sector privado y al Gobierno. Hoy, las estadísticas y proyecciones del COVID-19 son importantes para reabrir la economía, y hace 10 años las estadísticas, las proyecciones y las tendencias hacia una transformación digital también fueron claras. Ni siquiera el paso del huracán María trajo ese despertar. Se entiende que recuperarse de esa catástrofe ha sido un reto… Pero ¿qué pasó antes de eso? Existen alternativas a costos asequibles, a estas alturas del juego no hay excusas para dejar de insertarse en esta nueva realidad.

Darle paso a la tecnología y a la transformación digital de los negocios es el próximo paso para lograr una reactivación de la economía exitosa a corto, mediano y a largo plazo. Continuar ignorando esa realidad hará más difícil levantar cualquier negocio. Porque no es solo reactivar la economía, es activarla y que se sostenga. El liderato del sector privado y el Gobierno, en especial el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, deben ser entes facilitadores para ayudar a los negocios a lograr dicha transformación y puedan salir a flote.

Considero irresponsable levantar la cuarentena. No contamos con números, datos, rastreo ni todo lo necesario para tomar esa decisión. Sin embargo, en este momento, los esfuerzos del sector privado y los ciudadanos deben ser exigirle al Estado que los fondos locales y federales ya asignados lleguen al bolsillo de los ciudadanos de forma expedita. Ese debe ser el enfoque del reclamo.

Lamentablemente, esos fondos no han llegado al ciudadano precisamente, porque no ha habido una transformación digital escalable en el Gobierno y es en medio de la emergencia que se están desarrollando soluciones para enviar esos fondos a los ciudadanos. Esto es una demostración clara de que tampoco existen planes de contingencia que incluyan medidas digitales en caso de emergencia.

Mientras realizamos este reclamo, el sector privado debe desarrollar un plan, más allá de reactivación de la economía, de transformación digital de los negocios donde se incluyan, como parte de los modelos de negocios, alternativas a la oferta de los negocios que se extrapolen más allá de las facilidades físicas de las empresas o negocios.

Por si no lo viste: